Keep it simple

A veces nos complicamos creyendo que en lo complejo, rebuscado o incluso caro esta la solución. Pero no siempre funciona así.
Este es el caso de mis ventanas. Ellas están en el living. Las adoro. Veo dos arboles grandes y super verdes, también entra el sol de la tarde.
Para decorarlas, dí vueltas.
Pero recordando las 3 palabritas que dan titulo a esta nota opté por eso: Dos increíbles orquídeas blancas. Una, regalo de mi marido y la otra regalo de mi vecina, María.
También agregué un especie de farol blanco que lleva una vela dentro. Combina ideal con las orquídeas del mismo color. Sin abundar en detalles, y apuntando a lo minimalista logré lo que buscaba: delicadeza, vida y un toque que levanta pero no inunda.


Cuando estés enroscada sin saber que hacer con ese rincón de tu casa, acordate de mis orquídeas y de su simpleza.

Nos encontramos la próxima!

Sole
Si te gustó, compartilo en Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on FacebookEmail this to someone